A veces para quienes ahorramos por meses para visitar un nuevo destino, recaer en las trampas turísticas aparenta ser inevitable sobre todo cuando no se conoce a nadie ni nada sobre el lugar por conocer. Afortunadamente, existen algunas recomendaciones útiles que te ayudarán a hacerle caso omiso a la persona tratando de vender un producto a sobreprecio y buscar alternativas que apelen más a los locales y las viajeras que quieran indagar más sobre la verdadera cultura que caracteriza un espacio urbano y la gente que la transita.

  1. Utiliza métodos alternos de transportación: Si bien los taxistas pueden servir como excelente recomendantes de alternativas locales, al montarse en una bicicleta y rodar por las calles de cualquier lugar te proveerá la experiencia de vivir el área a tu gusto y te ayudará a tomar el tiempo de apreciar con detenimiento más lugares que podrían pasar inadvertidos al tomar el bus o un auto.
  2. Localiza las ferias de artesanales cercanas: Estos eventos se planifican con la idea de apelar a tanto locales y turistas con ansias de ver artesanías locales y alejarlos de los predios de los centros comerciales. No solo estarás apoyando el arte local sino traerás de vuelta unas reliquias auténticas que nadie tendrá.
  3. Abandona el mapa: No hay nada mejor que perderse en el motor que mueve las ciudades. La gente, los olores y los sabores son de las experiencias más orgánicas que podrás experimentar en una ciudad desconocida.
  4. Busca restaurantes categorizados: En varias ciudades existen restaurante que buscan complacer todo tipo de preferencias culinarias por lo que incluyen una gama amplísima de opciones desde comida china a brasileña o de italiana a mexicana. Estas opciones tienen a carecer de calidad y autenticidad así que si se te atoja un plato en particular pregunta por el mejor restaurante en esa categoría.
  5. Evalúa el mes de visita: Hasta las ciudades más romántica e intrigantes tiene personas que aguardan el perfecto momento para atacar con la venta de parafernalia innecesaria. Típicamente en lugares que tienden a recibir gran flujo de turistas, los meses de junio y julio prueban ser poco convenientes para quienes desean recorrer una ciudad con el menos acoso posible.
  6. Sigue las filas de los locales: Cuando veas una cola de personas esperando por entrar a un lugar en particular, ponte en fila. Si los locales están dispuestos a esperar una hora para ser atendidos, no es por perder el tiempo.
  7. Solo visita los lugares famosos que realmente te interesan: La publicidad de cada ciudad se ha encargado de anunciar algunos puntos icónicos como “necesarios” para el aprovechamiento completo de las mismas. No obstante, a veces prueba ser más fructífero visitar los 4 o 5 lugares de mayor interés y en vez de recurrir al mismo círculo turístico irse por la vertiente menos frecuentada.
  8. Visita las galerías de arte: Los recordatorios o “souvenirs” de los museos grandes son infinitos y los museos se lucran enormemente de ellos por venderlos a sobreprecio. Si deseas experimentar verdadero arte local localiza las mejores galerías de arte y podrás comprar artefactos auténticos mientras disfrutas de las exhibiciones.

 

Por: María de Lourdes Vaello