A Tania Cruz Morales nunca le faltó el sol ni el agua salada. Bajo el sol asiduo de su natal Vieques, subía la vista y miraba algunos aviones cruzar el cielo y otros que despegaban y aterrizaban a gusto. Quizás fue el zumbido de las turbinas o la imagen transeúnte de los aparatos pero despertó en ella un afán por el vuelo, por la aventura y por lo desconocido. Por lo que una vez completó su bachillerato en Psicología de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, no perdió tiempo en alistar sus maletas y con miras a Barcelona se compró un pasaje sin fecha de retorno.

En la ciudad catalana permaneció varios meses y cayó a la merced del encanto que la caracteriza sin saber que esa decisión iba a provocar un giro personal y profesional en su vida. Según narró a Yo Viajo Sola, la aventurera de 31 años de edad, allí conoció a quien luego se convertiría en su compañera de trabajo emprendedor y acompañante de viaje, Anna Kozjar. Sin embargo, previo a aventurarse hacia Barcelona, la cofundadora de Posh Packer, había experimentado con las emociones de quien viaja sola a nuevos destinos sin nada más que la compañía de una maleta, un libro y algún aparato de ocio electrónico. Los miedos, las preocupaciones y la incertidumbre no les fueron sensaciones ajenas, pero con preparación, orientación e investigación minuciosa, logró consolidar varias aventuras en el exterior pues, según explicó, “si esperaba por alguien con quién viajar, nunca iba a pasar”.

República Dominicana, las Islas Vírgenes Británicas, Nueva York y Hawái formaron parte del repertorio de países y estados hacia los cuales despegó por su cuenta, así pavimentando una ruta que la llevaría a Barcelona, donde comenzaría su trayectoria empresarial. Sobre su experiencia viviendo allí, la cosmopolita cuenta que, al igual que muchos viajantes que llegan a Europa, deseaba visitar otras ciudades por la proximidad de los países y la accesibilidad de su transportación. Sin embargo, al momento de coordinar los traslados, la mayor dificultad yacía en conseguir una estadía que cumpliera con los requisitos que tanto ella como Kozjar establecieron: costo, seguridad y estética. Tras la infinidad de opciones, ambas se vieron abrumadas por lo tedioso y consumidor que implicaba dicha búsqueda, por lo que tomaron la decisión de crear una compañía que redujera el sinfín de hostales, hoteles pequeños, posadas y moteles en Europa (y eventualmente en otros países de América Latina) que reunieran las tres exigencias. Titulado Posh Packer, desde entonces, Cruz y Kozjar han simplificado la búsqueda a miles de viajeros a través de su página digital que toda persona puede acceder en cualquier instante estresante durante una planificación de viaje.

La graduada de maestría en diseño estratégico de la Universidad de las Artes de California (CCA por sus siglas en inglés), reconociendo las inseguridades y aprehensión que comúnmente experimenta una mujer cuando viaja sola, recalcó que al hacer del viajar su carrera, “Obtienes tantas experiencias positivas que al hacerlo te das cuenta de lo que pudiste hacer y todo lo que puedes hacer por ti misma. Solo hace falta una mente abierta e informarse bien del lugar al que vas a viajar”. Ella convirtió una pasión en vocación que la ha provisto con la experiencia de viajar a múltiples países como Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia y Perú, con miras ansiosas de visitar Sudáfrica y Marruecos en un futuro cercano.

Finalmente, dotada de un sinfín de experiencias enriquecedoras, de bienestar personal y profesional, la viequense (quien desea algún día operar la compañía desde Puerto Rico) puntualizó que, “yo creo que nosotras tenemos una gran ventaja al momento de viajar sola. Si eres una mujer en cualquier país del mundo, la gente te protege. Por lo general la gente a tu alrededor es buena porque los buenos somos más”.