En las costas de la ciudad San Juan del Sur en Nicaragua, el Océano Pacífico aterriza en sus orillas, anunciando, para muchos, el comienzo de un día de ocio. Las playas de la ciudad no son producto de envidia a las que decoran las costas del Caribe pero sí proporcionan las condiciones idóneas para todas las personas que practican el surfing como pasatiempo e incluso vocación.

Ubicada en el suroeste de Nicaragua, en la provincia de Rivas, San Juan del Sur aloja anualmente a miles de turistas que no solo llegan en busca de sus olas, sino, de su ecléctica gastronomía y vida nocturna. Sin embargo, la ciudad costera se ha destacado por una robusta cultura de ecoturismo. Las múltiples opciones de aventura para quienes llegan a este destino centroamericano son divertidas y variadas pues, algunas compañías turísticas ofrecen visitas guiada a caballo, y otras habilitan oportunidades de hiking, canopy e infinidades de deportes acuáticos.

Indudablemente, el foco y motivo de visita de la mayoría de las personas que llegan a este destino se concentra en las favorables oportunidades de surfing, pues en años recientes la ciudad ha atraído a miles de turistas que provienen de todos los países y latitudes del mundo, precisamente por esa razón. Por otro lado, a pesar de ser una de las ciudades más turísticas de Nicaragua, con una paulatina pero constante alza de precios, aun se puede conseguir hospedaje y comida decente a precios de mochilero, pues promediando diez a quince dólares diarios, no se necesita mucho para sufragar unas vacaciones en ese pequeño paraíso.

Finalmente, la vida nocturna convierte a San Juan del Sur en un destino ideal para los y las viajeras jóvenes que desean conocer personas de todos los rincones del planeta, pues alineados a lo largo de la costa, los múltiples bares ofrecen tragos y cervezas que se pueden disfrutar al compás de las olas y un atardecer caleidoscópico.