Por: Rebeca Belén Rivera

Si eres una fiestera y te encanta bailar, tírate para el Carnaval de Río de Janeiro.

Es el festival2251795 de baile más popular del mundo. Tiene raíces africanas ya que se originó con la abolición de la esclavitud en Brasil, pero al mismo tiempo tiene influencia religiosa, pues se celebra los 5 días previos a comenzar la cuaresma el miércoles de ceniza. Desde el viernes hasta el martes “gordo” las calles están repletas de gente bailando y aprovechando los últimos días para sucumbir en los placeres terrenales.

A los brasileños les encanta la fiesta y se percibe en su Carnaval no para ni para tomar un respiro. Durante la parada, llamada Sambódromo, 12 escuelas de samba presentan su comparsa de aproximadamente 2 horas cada una, sin repetir ni número ni vestido. Los disfraces son parte fundamental del desfile, llenándolo de color y risas. Los atuendos están hechos para destacar a las mujeres, llenándose de adornos y colores y dejan a los hombres al descubierto, es compulsorio tener el pecho al aire.

f114dde7baa7c0f4eca3e77f2daf8d62

Adicional a las paradas también hay blocos en cada rúa, es decir punto de encuentro para danzar, escuchar música, comer y probar las bebidas locales. Aquí encontrarás muchísimas tarimas de músicas con los artistas más sonados, para que te aventures y te mezcles con los locales. Similar al estilo que vemos en las calles de San Sebastián, puedes bailar mientras disfrutas de las churrasquerías, especialidades de carnes, sus frituras y otras delicias de “street food” brasileño.